lunes, noviembre 30

Calculan las perdidas dejadas por la tuberculosis, la mayor pandemia mundial.

Por: La Redacción.-

Madrid. (LP).- El mundo se comprometió hace cinco años a reducir al mínimo la tuberculosis en el año 2030.

Desde entonces, numerosas voces expertas alertan de que se avanza, pero poco: con los datos en la mano, se sabe que no bajan las muertes ni las infecciones con suficiente rapidez, ni tampoco se está llegando con diagnósticos y tratamientos a todos los enfermos que se calcula que hay.

Ahora, por primera vez, un grupo de investigadores estadounidenses ha estimado cuánto nos va a costar no cumplir: 31,8 millones de vidas y 17,5 billones de dólares a causa de la mortalidad y costes totales derivados de esta enfermedad, la infección más letal del planeta, que ya provoca una media de 1,4 millones de muertes cada año.

Los resultados de esta investigación se han presentado este miércoles en la 51ª Conferencia Mundial de la Unión sobre Salud Pulmonar, el mayor evento del mundo sobre esta materia.

Los hallazgos presentados se basan en las proyecciones realizadas en 120 países para 2030, 2045 y 2050 con el fin de averiguar cuál va a ser el coste en “ingresos totales” de no acabar con la enfermedad, es decir, de la suma del impacto en el crecimiento económico más el valor agregado de las vidas de las personas.

“Para los legisladores, proporciona una imagen bastante completa del coste de la mortalidad prematura”, ha indicado Suchin Silva, científico en la Universidad de Harvard y coautor del informe, en una rueda de prensa virtual como también lo está siendo toda la conferencia.

Este año debía haberse celebrado en Sevilla, pero se ha cambiado al ámbito online a causa de la covid-19.

La investigación, llevada a tres manos por las universidades de Harvard y California y por el Imperial College de Londres, plantea diversos escenarios partiendo de la meta que se fijó en 2015 con la aprobación de la estrategia End TB, esto es: que en 2030 se hayan reducido las muertes al 90% y la incidencia al 80% con respecto a los datos de 2015. “Esto es ahora muy poco probable”, ha lamentado Silva.

En 2018, la tuberculosis segó 1,4 millones de vidas, incluyendo las de personas que padecían también VIH, y cada muerte costó una media de 1,3 millones de dólares, calculan.

Las regiones más perjudicadas fueron África subsahariana y el sur de Asia y, en concreto, siete países: India, Sudáfrica, Nigeria, Indonesia, China, Federación de Rusia y Angola, que soportaron el 71% de las pérdidas totales (humanas y económicas).

El peor escenario posible contempla que lograremos las metas dos décadas más tarde de lo previsto, en 2050.

Esto ocurrirá si se sigue con el ritmo actual de descenso de la mortalidad, de un 2% anual. Para entonces, se habrán producido 31,8 millones de muertes y el equivalente a 17,5 billones de dólares en pérdidas económicas.

En el otro extremo, el mejor escenario posible: aquel en el que se cumplen las metas en 2030 porque el ritmo de descenso de la mortalidad aumenta. Pero aun así no saldría gratis: para 2050 se habrán producido un total de ocho millones de muertes entre 2020 y 2050, con una pérdida total de ingresos de 4,34 billones de dólares.

Los investigadores creen, no obstante, que el escenario más probable es que se cumplan los objetivos de End TB en 2045, en parte por el impacto de la covid-19, que también se ha tenido en cuenta a la hora de realizar las proyecciones.

En este caso, pueden producirse un total de 13,7 millones de muertes y las pérdidas de ingresos totales resultantes serán de 7,30 billones de dólares.

“La pandemia se ha cobrado un alto precio en los servicios de muchas enfermedades, incluida la tuberculosis, con fuertes caídas en las notificaciones de tuberculosis notificadas en varios países con una alta carga.

Esto podría dar lugar a 400.000 muertes adicionales por tuberculosis solo este año”, recordó al respecto el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), durante la ceremonia de inauguración de la conferencia el pasado martes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *